Las trabajadoras de ayuda domiciliaria de León denuncian la falta de equipos de protección

El comité de empresa del Servicio de Ayuda Domiciliaria del Ayuntamiento de León volvió a presentar este sábado una denuncia ante la Inspección de Trabajo y ante el Ministerio de Sanidad debido a la falta de equipación de protección individual. El comité de empresa, que ya había presentado una primera denuncia el pasado martes, ha vuelto a reiterarla, y esta vez también ante Sanidad, debido a la pasividad del Consistorio, como responsable directo del servicio, y de la empresa Aralia, empresa adjudicataria del servicio.

Tras presentar de nuevo dicha denuncia, Sonsoles Fernández, presidenta del comité y representante de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), afirma que “nos han facilitado únicamente 400 mascarillas, para una plantilla de 107 auxiliares de ayuda a domicilio. Por lo demás, sólo contamos con los guantes y la bata que utilizamos habitualmente. En el caso de la bata, la vamos llevando de un domicilio a otro, con el riesgo que eso supone. Necesitamos batas desechables, mascarillas y gafas anti salpicaduras que prevengan un posible contagio en cadena”.

Ante la situación creada en la empresa, y dado que en estos momentos ya hay una compañera en cuarentena a la espera de recibir los resultados del test de coronavirus, las 6 delegadas de CSIF han presentado un escrito a la Dirección comunicando su renuncia al uso de las horas sindicales, a la vez que, en otro escrito, solicitan a la empresa que reagrupe los servicios en turnos para minimizar riesgos.

Las auxiliares de ayuda a domicilio, “sólo pedimos al Ayuntamiento y empresa que nos permitan realizar nuestro trabajo con las medidas de protección más elementales, por el bien de nuestros usuarios y de sus familias, y de las trabajadoras y de nuestras familias”