El CEL cuestiona la eficacia y validez de la prohibición de despedir durante el estado de alarma

Ante las nuevas decisiones del Gobierno en materia laboral, acordadas en los Consejos de Ministros extraordinarios celebrados este fin de semana, el Círculo Empresarial Leonés cuestiona la eficacia y la validez de algunas de estas nuevas medidas, como la prohibición de despedir durante la crisis, el cierre de toda actividad económica no esencial y las condiciones de los permisos retribuidos recuperables.

A falta de conocer el listado oficial de las actividades esenciales, como empresarios no podemos admitir que el Gobierno establezca como pauta normativa la desconfianza y la sospecha hacia un colectivo con el agua al cuello, que está luchando por mantener el empleo y la propia supervivencia de las empresas y que tiene que tener flexibilidad y las herramientas adecuadas para ser protagonista de la reactivación de la economía tras esta pandemia. Quien no respete la legalidad, tendrá que ser sancionado.

Si el Gobierno no rectifica, será peor el remedio que la enfermedad, habrá una cascada de cierres empresariales y la situación económica y social se agravará como nunca antes hayamos visto.

Garantizar la salud y seguridad de los ciudadanos es una prioridad, pero también lo es salvaguardar los resortes productivos que nos permitan iniciar la recuperación el día de mañana. La pyme, micropyme y los autónomos se están ahogando y el gobierno prohíbe despedir, en una línea de actuación errónea, bajo nuestro punto de vista. Nadie gana con esta medida que deja al empresario bajo sospecha. Los empresarios y autónomos son empleadores, y empresa y trabajadores son un binomio que debe trabajar unido para establecer las medidas más equilibradas y equitativas en este momento crítico y poder superar esta crisis con el menor daño posible.