Los Mossos desalojan la ‘rave’ de Llinars tras 40 horas de fiesta ilegal

¡Estamos escuchando música, tenemos todo el derecho, no hay peleas!”, grita una mujer con los pechos al aire a los policías antidisturbios que han irrumpido este sábado a mediodía en la nave abandonada de Llinars del Vallès (Barcelona) para poner fin a rave que se prolonga desde Nochevieja.

La mujer hace aspavientos y sigue gritando a los Mossos, mientras el centenar de personas que aún tiene ganas de fiesta permanece a la expectativa del inminente desalojo. Los agentes han empezado a identificar a los participantes y a comunicarles la sanción correspondiente por saltarse las prohibiciones para frenar la expansión del coronavirus.