El delegado del Gobierno ve como una «gran anomalía» que Mañueco desoiga al Ministerio

El delegado del Gobierno en Castilla y León, Javier Izquierdo, ha alertado este sábado de la «gran anomalía» y el «punto de inflexión» que supone para las relaciones entre los Ejecutivos central y autonómico el hecho de que el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, haya «desoído» al Ministerio de Sanidad al aprobar una norma que vulnera el decreto del estado de alarma.

«Es un antes y un después», ha resumido Izquierdo en declaraciones a Efe sobre el hecho de que la Junta de Castilla y León no haya seguido el proceder de otras autonomías como País Vasco y Andalucía, que han solicitado al Gobierno adelantar el toque de queda pero no lo han hecho «a la brava», como en su opinión ha hecho Mañueco con su publicación en el Boletín Oficial, pese al aviso del Ministerio.