Las ayudas a la ganadería pueden verse recortadas entre el 14 y el 18%.

Según ASAJA, el Real Decreto de aplicación de la PAC en España, aprobado por el Consejo de Ministros la semana pasada, puede recortar las ayudas, que reciben los ganaderos de vacuno de carne en extensivo, los ganaderos de leche y los sectores de ovino y caprino, de media entre un 14% y un 18%.

Para la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores,  en un momento de graves dificultades económicas como el actual, donde los productores ganaderos están sufriendo sobre manera las limitaciones impuestas al Canal Horeca, ya que  están dejando de comercializar buena parte de sus producciones, una nueva amenaza se cierne con la aplicación de los criterios de convergencia diseñados por el Ministerio de Agricultura, especialmente lesivos para las explotaciones mixtas (agricultura y ganadería), «que va a suponer un auténtico mazazo para las economías de buena parte de ellos que en muchos casos verán perder su rentabilidad y se verán abocados al cierre de las explotaciones».

Enumeran que esta medida afectara tanto a un productor de vacuno extensivo de Cádiz, que perderá hasta un 20 % del importe de las ayudas que recibe, como a un ganadero de ovino y caprino de Castilla- La Mancha, que sufrirá un recorte de media del 16%, o  un ganadero de leche de Asturias que puede ver recortada su ayuda hasta un 18%. Se puede llegar a estas reducciones o incluso mayores en explotaciones beneficiarias de derechos especiales (que no estaban ligadas a la superficie) en el caso de concentración de derechos en un número reducido de hectáreas o como consecuencia de la aplicación del coeficiente de admisibilidad de pastos (CAP) en la delimitación de las hectáreas elegibles a Pago Básico.

Para ASAJA es necesario que se reconduzca el Real Decreto en el sentido que ya han manifestado en el periodo de alegaciones y que en la reforma de 2023, el Ministerio también debería plantear medidas para compensar las reducciones de los pagos directos mediante mecanismos previstos como son los ecoesquemas adaptados a los sectores afectados.