El presentador José María Íñigo murió por exposición al amianto en RTVE

La juez estima la demanda de los hijos del periodista fallecido José María Íñigo y reconoce que murió por su exposición al amianto.

La magistrada considera que esta exposición derivó en que desarrollase un mesotelioma pleural, causa de la muerte del presentador de RTVE.

La magistrada titular del Juzgado de lo Social Nº2 de Madrid ha estimado la demanda interpuesta por los herederos de José María Íñigo y declara que la pensión de viudedad reconocida a la esposa del conocido presentador de televisión deriva de enfermedad profesional.

En la misma resolución condena a las demandadas a estar y pasar por esta declaración en el ámbito de sus respectivas responsabilidades.

La magistrada afirma en la sentencia que «de la prueba practicada y por los razonamientos expuestos se ha de considerar que existen elementos sólidos para afirmar que el fallecimiento de José María Íñigo fue consecuencia de la exposición al amianto que se produjo durante la primera etapa de su relación profesional con RTVE y que conllevó que desarrollase con posterioridad y dentro del periodo de latencia un mesotelioma pleural, que fue la causa de su muerte». Los años en que se sitúa la exposición correspondería a los años 1975, 1976, 1978 a 1981 y 1982 a 1985.

La actividad de Íñigo se llevó a cabo de forma continuada y prolongada en el tiempo en Estudio 1, que era «el estudio de mayor tamaño y con una gran presencia de amianto friable, como lo acredita el hecho que se depositaron en el vertedero 113.040 kilos de residuos», tras unas obras de limpieza sobre el sistema de climatización en el año 2017.

José María Íñigo trabajó intermitentemente para RTVE desde 1974 en programas tan emblemáticos como ‘Directísimo’, ‘Fantástico’ y ‘Estudio Abierto’ entre otros muchos pasando largas e intensas jornadas de trabajo según esta sentencia.

Esta resolución no es firme y contra ella cabe la interposición de un recurso de suplicación ante la Sala de lo Social del TSJ de Madrid.